Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, así como el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de página web Saber más

Acepto

Irene Mingorance y el arte de educar

Hemos conseguido robar unos minutos de su complicada agenda y conseguimos sentarnos con la responsable de que nuestro teatro Fernández-Baldor, cobre vida de lunes a domingo.

Actriz y bailarina, licenciada en Arte Dramático por la Universidad de Kent. Desde los 8 años tenía claro a lo que se quería dedicar. 

P. Cuéntanos Irene,  ¿siempre tuviste claro que querías ser actriz?

(Risas) Sí, la verdad es que recuerdo pensar… “Si se puede ser actriz, ¿por qué la gente elige hacer otra cosa? Es algo que no me entraba en la cabeza… Aunque estudié esta carrera por mi gran pasión: el cine, pero la vida me llevó por otro camino y me he dedicado durante más de 10 años al teatro musical.”

En 4º de carrera ya entré en mi primera compañía, Iguana Events. Durante esta etapa completé mi formación, ya que en la compañía aprendí a bailar, a cantar e incluso a pelear, pues los espectáculos musicales que hacíamos tenían mucha acción y escenas de lucha escénica. En la compañía además  trabajé no sólo como actriz, sino que al año empecé a trabajar como ayudante de dirección y producción. En esta compañía hice grandes amigos y conocí al que hoy es mi marido, así que recuerdo esta etapa como una de las más bonitas de mi vida, éramos una gran familia. Además, alternaba mis trabajos en Iguana con trabajos como modelo, actriz publicitaria, bailarina y algún episodio en series de TV. (ver entrevista completa)

Etiquetas: teatro, 2017, dramaturgia